Sobre la Dra. Mercedes De la Garza ver la1™ Parte de este estudio, traducción de su contribución a la obra colectiva Les Mayas Classiques, J. Maisonneuve, Paris 1998.
Antolog’a de Textos Herm≥ticos
LAS FUERZAS SAGRADAS DEL UNIVERSO MAYA
MERCEDES DE LA GARZA
2™ Parte (1)

LOS DIOSES
(Continuación)

Ah Puch, dios A 
Identificado a menudo con el dragón terrestre, este dios que simboliza la muerte, está representado por una cabeza de muerto, un esqueleto o un cadáver en descomposición. En los textos coloniales, se llama Ah Puch, "el descarnado", o Kisín, "el fétido", y ha sido identificado con el dios A de los códices. Su lugar es el estrato más bajo del inframundo, donde llegan los espíritus de la mayoría de los muertos. 

Vaso de los siete dioses 
29. Vaso de los siete dioses (M. Coe en Freidel y Schele, 1993).

En las obras clásicas está representado con un collar de cascabeles, como en los códices antiguos, con ojos y no con las órbitas vacías. Una representación notable es la del gran panel de estuco de Toniná en el cual lo vemos sosteniendo la cabeza de un sacrificado por decapitación (abajo), estando asociado lógicamente el dios de la muerte con el sacrificio humano. 
  
ToninŠ, dios descendenteToninŠ, sacrificio humano
Detalles del gran mural de estuco de Toniná, Clásico Tardío
 
CopŠn. Dios de la muerte 
30. Altar de la estela D de Copán, que representa al dios de la muerte. ca. 736 d.C. Clásico Tardío (dib. de C. Ontiveros, basado en Spinden, A Study of Maya Art, Dover, N. York 1913).

Otra imagen es la del Templo XII o de la cabeza de muerto de Palenque (fig. 31) en la parte baja de las jambas de la puerta, y que asocia el templo y el mundo inferior.
 
deidad de la muerte 
31. Deidad de la muerte en forma de calavera, en el Templo XII de Palenque (foto M. de la Garza).

El altar de la estela D de Copán (fig. 30) nos muestra la cabeza descarnada de la divinidad, cuyos ojos son el glifo del dios solar que por su pasaje al inframundo es una divinidad de la muerte. Ah Puch es identificado así ya sea con el sol en su nadir, ya sea con el sol muerto. 

En el Popol Vuh se habla de diferentes divinidades de la muerte y de las enfermedades, censadas bajo el nombre de Hun Camé, "Un muerto", Vucub Camé, "Siete muertos". Estas divinidades parecen estar representadas también en obras del período Clásico; en el "Vaso de los siete dioses" de Naranjo, en Guatemala (750 a 800 d. de J.C.) (fig. 29),50 vemos un dios fumando, el dios L, que Thompson identificó como el dios Jaguar de cifra 7;51 está sentado en un trono de piel de jaguar frente a seis divinidades, que podrían ser algunos señores del inframundo mencionado en el texto; estos señores tienen el aspecto del dios de la muerte, aunque algunos presentan trazos del dios solar y llevan pieles de jaguar, lo que les asocia al sol nocturno, cuya manifestación es el jaguar. El fondo es negro, y el dios principal L, que corresponde claramente a Hun Camé, Vucub Camé, se encuentra debajo de un cocodrilo que simboliza la superficie terrestre, lo que significa que ellos se encuentran en el mundo inferior. La coincidencia de la cifra (siete dioses, dios de cifra siete, "Siete muertos") en el vaso y en el texto, confirma la interpretación. La fecha escrita en el vaso es la de la creación, 4 Ahau, 8 Cumhu, pudiendo referirse la escena al nacimiento de los dioses del inframundo al comienzo de la era actual. 

 Traducción: Miguel A. Aguirre

 

2™ Parte (2)

NOTAS
50 Reents-Budet, Dorie, Painting the Maya Universe: Royal Ceramics of the Classic Period, Duke University Press, Durham and London, 1994, p. 236. Freidel y Schele, Maya Cosmos. Three Thousand Years on the Shaman's Path...
51 Thompson, S. Eric, Maya History and Religion..., p. 106.


Antología